“No tengo tiempo para trabajar, debo atender mi Facebook”

La frase del título puede parecer una tontería, y lo es; pero no está muy lejos de la realidad.

No voy a entretenerme explicando qué son las Redes Sociales, el mal o buen uso que hacemos de ellas, el tiempo que nos hacen perder, o ganar, o si está bien usarlas en el trabajo, o no, etc. porque todos lo sabemos todo de sobra.

Lo que voy a hacer es enumerar algunos consejos / trucos para llevarnos lo mejor posible con las redes sociales y no morir en el intento.

  • Sentido común: haz uso de él cuantas más veces mejor. Él será quién te indique si es mejor entrar ahora en tu cuenta de Twitter o mejor hacer algo “productivo” antes y luego ya mirarlo.
  • Fuerza de voluntad. Reconozcámoslo, las Redes Sociales son adictivas, enganchan y es duro no caer en la tentación y no dejarse mecer por comentarios, muros, tuits, imágenes de Instagram… Por eso la fuerza de voluntad debe ir unida al sentido común. Porque una cosa es saber que no deberíamos estar haciendo algo y otra bien distinta no hacerlo.
  • Controla el tiempo. Hay aplicaciones como ésta o ésta otra que miden el tiempo que pasamos en las diferentes páginas o programas en nuestro ordenador. Está muy bien; pero yo prefiero que seamos nosotros quienes controlemos el tiempo que pasamos haciendo una cosa u otra. Se trata de responsabilizarnos del uso de nuestro tiempo. Por tanto, controla cuánto pasas navegando en las Redes y determina tú si es el que quieres o debes reducirlo (o aumentarlo quizá).
  • No empieces consultando tus Redes. Ni la jornada laboral, ni, por supuesto, el día. No es sano mirar las redes sociales desde la cama. Piénsalo. Y en el trabajo, lo mejor es comenzar haciendo algo que realmente valga la pena, porque es cuando estamos más frescos. Dale un empujón al trabajo en sí (“cómete la rana“) de primeras y luego cuando estés más harto, mira si quieres lo demás.
  • Si crees que lo necesitas, fija momentos en el día para “chequear” las cuentas de Redes Sociales. A media mañana, a media tarde y por la noche o según te organices tú. El caso es tener momentos para hacerlo y no en cualquier rato que tengamos.

2012-08-05 21.24.45

Y otras consideraciones…

  • Si tienes que elegir, la persona física tiene prioridad frente a la “virtual”. No, no está bien sonreir a una pantalla mientras otro en persona te cuenta un problema.
  • Procura no reducir tu ocio a gestionar tus cuentas en Redes Sociales. Reporta muchos más beneficios la vida real. Y no malgastes la experiencia real tratando de reflejarla en todas tus redes sociales, al final, te la pierdes.
  • No tengas todo abierto siempre. Estarás trabajando “a salto de mata”, pendiente de todas las notificaciones, etc. No sé si sabes que cada interrupción cuesta 10 minutos para volver a centrarse.
  • Y plantéate… ¿qué beneficio obtento tuiteando mi vida? ¿subiendo cada plato a Instagram? ¿contándo en FourSquare dónde estoy? ¿Comentando en el Facebook cada noticia que leo, cada imagen, cada pensamiento que se cruza en mi cabeza? Y después de esta reflexión, actúa en consecuencia.

Fíjate en cuanta gente que sigues en las Redes Sociales se queja de que no tiene tiempo… ¡y te lo cuenta en ellas! No tiene ningún sentido.

Posted in Gestión del tiempo // Time management | Leave a comment

En agosto no habrá entradas nuevas…

Después de pensarlo mucho he decidido no publicar entradas nuevas en agosto. En septiembre volveré con ideas nuevas y las pilas cargadas.

Así descanso yo, pero también vosotros 😉

IMG_2468

Pero… aunque no publique, en agosto seguiré al pie del cañón; que hay muchas cosas que preparar de cara al nuevo curso. Os informaré de las novedades, pero parece ser que podré dar algún taller de gestión del tiempo y otras cositas que aún no están muy definidas.

Así que cualquier comentario, duda o loquesea me lo podéis hacer llegar por email a irene.rodriguez.garcia@gmail.com , en Facebook a través de nuestra página sencilloesmejor.com o en el Twitter IreRodriguezGar

Feliz agosto 🙂

Posted in Varios // Divers | Leave a comment

¡Hablan de nosotros!

Poco a poco este humilde blog, que empezó su andadura el 1 de noviembre del pasado año va haciendose un hueco en esto de Internet.

Hace poco comentábamos que estamos colaborando con El Canasto durante este verano con alguna que otra entrada.

Pues seguimos mirándonos el ombligo y hoy quiero que leáis, si queréis claro, lo que Sonia, de Vitamina D* Diseño dice de sencilloesmejor.com :

“Sencillo es mejor…

 
Así titula Irene su blog. Un espacio lleno de claves para el desarrollo personal, la organización, la gestión del tiempo y la productividad… que poco a poco se va a ir convirtiendo en un proyecto sobre sobre coaching personal y laboral.Sencillo es mejor, es un sitio lleno de ideas inspiradoras para vivir y trabajar, como dice el subtítulo del blog. Y si empezáis a seguirla desde ya, veréis como va creciendo. Irene tiene mucho que aportarnos y este proyecto sencillo se va a convertir en toda una revolución que nos ayudará a todos a ser más productivos y organizados, sin perder frescura, buscando siempre la sencillez. Cuanto más sencillo, mejor!

logo sencillo es mejor

Irene confió en nosotras para crear la imagen corporativa de este blog, que poco a poco se ha convertido en su sueño. Es el proyecto que quiere llevar a cabo en su vida laboral, por eso necesitaba un logo, con una imagen divertida, fresca y alegre. Tal y como nos contaba en su encargo, con este logo busca ser ella misma, sin seriedad y muy práctico, que se note que no es un señor con bigote y que le encanta lo que hace, por eso quiere disfrutarlo día a día.

Tras diseñarle un logo de ella misma, su moleskine, llena de pos it para marcar los apuntes importantes. Irene nos pidió unas tarjetas y Super Diseño a Mini Precios le ha ayudado a seguir cumpliendo este sueño. Así creamos unas tarjetas cargadas de energía y modernas e ideales. Con código QR para entrar en su web con el móvil y estar siempre en contacto con ella.

 
 
 
En Super Diseño a Mini Precios estamos encantadas de trabajar en los proyectos que nos pedís. Cada día nos alegramos de conocer gente como vosotros y de poder colaborar y formar parte de vuestros sueños. Por eso, estamos mejorando día a día nuestros servicios. Así que os cuento, en pocos días y durante todo el mes de Agosto, nos tomamos un descanso. Además de colgar el cartel de baja por maternidad, vamos a hacer algunos cambios en la web. Volvemos en Septiembre con las pilas super cargadas y cositas nuevas para vosotros!”
 

Lo podéis leer aquí.

Lo cierto es que me hace ilusión y por eso os lo cuento. Es bueno aceptar y reconocer las derrotas (como esta que podéis leer aquí o esta otra), pero también celebrar los triunfos.

O al menos eso pienso yo.

Posted in Varios // Divers | Leave a comment

La planificación “natural” de proyectos

Un proyecto es cualquier asunto que tengamos entre manos que requiera de varias acciones para completarse. Puede ser cualquier cosa, desde preparar unas vacaciones a plantar nuevas flores en el jardín.

Para tener unos resultados exitosos para nosotros, debemos planificar esos proyectos; pero… ¿cómo?

David Allen, en su método Getting Things Done (Organízate con Eficacia, en castellano) propone seguir el “método de planificación natural de proyectos”. Es decir, planear los proyectos dejando libertad a nuestro cerebro para hacerlo.

¿En qué consiste?

Consta de cinco pasos:

1. Definir propósitos y principios.

Es preguntarse “¿por qué?”; buscar las razones, los motivos que nos mueven a tratar de conseguir algo. Esto sirve para:

– Definir qué será para nosotros el éxito.

– Nos ayudará a tomar decisiones, generará criterios para ello.

– Servirá para distribuir adecuadamente los recursos disponibles.

– Nos motivará.

– Hará que todo esté más claro.

– Nos permitirá aumentar las opciones disponibles.

2. Visualizar resultados.

Esto es imaginarnos a nosotros mismo teniéndo éxito en el proyecto. “Viéndonos” literalmente haciéndolo bien.

3. Generar lluvia de ideas.

Se trata de “descargar” sobre el papel (o en alguna aplicación informática para ello) TODAS las ideas que se nos vengan a la cabeza en relación con este tema. Sin criterio, ni orden, ni filtros. En este paso, cualquier idea sirve y debe ser capturada.

4. Organizar.

Teniendo delante nuestra lluvia de ideas, tratar de ver una estructura. La verás, estoy segura. Nuestro cerebro está preparado para ello. Deja que actúe.

Se crearán vínculos, orden, se desecharán ideas, surgirán otras… esto es planificar propiamimente dicho.

5. Identificar las acciones siguientes.

A partir de esa estructura del paso 4, ver qué hay que hacer realmente. Es decir, acciones concretas que tendrán un principo y un fin y servirán para hacer que el proyecto avance.

 

Posted in Gestión del tiempo // Time management, Getting Things Done | Leave a comment

¿Eres búho o alondra? o cuando eres más productivo

Cada biorritmo es diferente

y no todos somos productivos a las mismas horas.

Cada uno de nosotros sabe si funciona mejor a primera hora de la mañana o a última de la noche. La diferencia estaba clara en la época de estudiante; si eras de los que madrugaba para estudiar, eras alondra; si te quedabas hasta tarde, búho.

 

Sabiendo esto, parece lógico intentar ser amables con uno mismo y adaptarse a este ritmo interno. De hecho, lo deseable sería que cada cual pudiera trabajar cuando más agusto se sintiera…

… “Ya, pero el horario es el horario”

Por supuesto. Pero dentro del mismo, y si disponemos de esa libertad; lo ideal sería observarnos a nosotros mismos y descubrir en qué momento estamos más despejados de toda la jornada para, en ese momento, llevar a cabo las tareas clave del día.

Y en otros cuando estemos más bajos de energía o menos despejados, trabajar en las tareas más rutinarias o que necesiten menos esfuerzo por nuestra parte.

… “Y si pudiera, ¿sería bueno que trabajara toda la noche?”

La verdad es que no. Aunque tu trabajo te lo permitiera; está comprobado que los ciclos vitales en conjunto son válidos para todos.

Bien es verdad que hay quien funciona mejor por la mañana, y quien lo hace por la tarde. Pero los tiempos de sueño y vigilia deberían estar acorde con el día y la noche.

Aunque, como hemos dicho, dentro de lo que es el día tenemos que descubir cuando estamos con las pilas más cargadas y trabajar en los asuntos clave en esos momentos.

Y no sólo en el trabajo

Respetar nuestro propio ritmo es bueno tanto dentro del propio trabajo como fuera. 

Por ejemplo, sería ridículo quedar con un amigo para desayunar y charlar un rato el sábado a las 9 de la mañana si odiamos madrugar y lo que nos gusta es quedarnos hasta tarde por la noche.

Y no sólo en cuanto a los ritmos vitales

Conocerse bien a uno mismo para actuar en consecuencia es importante. Analizar en qué situaciones nos encontramos agusto y en cuales no para aceptar unas y rechazar otras.

Así como con las personas. No hay razón para seguir manteniendo el contacto con gente con quien no estamos agusto.

Pongámonos a nuestro propio servicio y seamos benévolos y amables con nosotros mismos; si no, ¿quién lo va a ser? 🙂

 

Posted in Desarrollo personal / Personal development, Uncategorized | 1 Comment

Consigue desconectar en vacaciones

El periodo vacacional es un tiempo necesario para parar, descansar, renovar ideas, refrescar pensamientos y recargar las pilas.

IMG_1436

Pero hay veces que nos vamos de vacaciones y no “cerramos el chiringuito”; es decir, no vamos al trabajo, pero seguimos pensando en lo que tenemos que resolver a la vuelta, revisamos el correo cada dos por tres, y no estamos tranquilos, dando vueltas a lo que estamos dejando de hacer.  Por tanto, ni estamos trabajando ni estamos descansando.

Para poder disfrutar realmente de las vacaciones es necesario preparar a conciencia ese parón. ¿Cómo?

1. Evitar que se “declaren incendios”

Se trata de dejar todo lo que podamos decidido de antemano. Es decir, visualizar el resultado que queremos y programar los pasos para conseguir esa meta respetando los días libres que nos hemos tomado.

Asegurarnos de que esas cuestiones no vayan a explotar cuando no estemos. Bien es verdad que no se puede prever todo y que es probable que algún tema sí estalle cuando no estemos nosotros. Pero, hasta donde se pueda, conviene dejar atado el mayor número de asuntos posible.

2. Delegar en condiciones

Dejar en manos de otros (si podemos) algunos asuntos mientras estemos fuera es fundamental.

Por varias razones:

  • Nos quedamos más tranquilos sabiendo que hay alguien que puede resolver por nosotros cuando no estamos.
  • Liberamos parte de la presión que supone llevar toda la carga.
  • Es una prueba de fuego para nuestros colaboradores.

Pero hay que hacerlo correctamente. Es decir:

  • Dejando claro qué queremos que se resuelva por nosotros y qué no; y cuando sería recomendable que nos avisaran (establecer ciertos límites para poder desconectar de verdad, pero hacer saber que en caso de necesidad, estamos ahí).
  • Habiendo formado a la persona en la que deleguemos para que no tenga ningún problema en llevar a cabo las funciones que le encomendemos.
  • Dotándole de cierta responsabilidad y margen de maniobra.

3. Avisar de que nos vamos

A todo aquel que necesite saberlo. Y, si es necesario, señalar a quién hemos dejado al cargo. O bien avisar de que si no es extremadamente urgente, se resolverá a la vuelta. Para ello es bueno dejar un mensaje en el buzón de voz  y/o en el correo electrónico que avise de que no estamos y dónde se nos puede localizar en caso de necesidad real.

4. Dos días fundamentales: el de antes de marcharnos y el primero tras nuestra vuelta.

El último día sería bueno dejarlo para cerrar asuntos, revisar a fondo nuestra agenda, nuestras llamadas pendientes, correos electrónicos, peticiones de terceros… para irnos con una imagen clara de nuestro panorama. Y tener el tiempo de concretar ciertas cosas y atar cabos sueltos.

Y el primero casi igual; pero para informarnos de lo que ha pasado mientras no estábamos, revisar correos, mensajes, etc. Y retomar, poco a poco, el pulso.

Es recomendable, aunque no siempre se puede, volver de nuestro destino (si es que nos hemos ido) un día antes de comenzar el trabajo propiamente dicho. Es decir, si empezamos el trabajo el lunes, regresar el sábado, para así tener tiempo de organizar la maleta, descansar, retomar rutina de sueño y comidas, etc.

Estas son algunas de las sugerencias que yo propongo; y tú, ¿qué haces para poder desconectar en vacaciones? 

Nota: esta entrada también la puedes leer en El Canasto, concretamente aquí.

Posted in Desarrollo personal / Personal development, Gestión del tiempo // Time management | Leave a comment

Getting Things Done -GTD- 10: sólo queda HACER

Esta es la última entrada (de momento) de la serie GTD [pido disculpas a los que no les interesaba el tema y se han aburrido]
 

Tras recopilar, procesar, ubicar en listas, desarrollar perspectiva (marcarnos metas, lo de las diferentes alturas)… ponemos los pies en la tierra porque toca… HACER.

IMG_1415

Al fin y al cabo, y lo hemos dicho muchas veces, lo importante de todo esto es llevar a cabo las tareas. De la mejor, más fácil, rápida y efectiva manera posible.

Así que, lo que queda ahora es saber cómo elegir qué hacer en cada momento. En última instancia es una decisión personal, cada uno sabe sus responsabilidades dentro del trabajo (o debería saberlas), de su familia, con su entorno… y no es posible decir a cada persona qué tiene que hacer en cada momento.

Lo que sí se puede es dar alguna pauta para ayudar a decidirlo. Ahí van las mías:

1. Elige dos o tres tareas clave cada día

Serán aquellas que te hagan avanzar y que no debería pasar la jornada sin que las hubieras completado. Yo las anoto en la agenda, pero puedes sacar una lista aparte o como mejor te “apañes”.

2. Ubícate en el contexto

Al margen de las tareas ineludibles de arriba tienes otras que puedes ir “sacando” también al lo largo del día. Las elegirás por dónde estés. es decir, consultarás la lista del contexto donde te encuentres.

3. Ten en cuenta tu energía

De esas actividades que podrías hacer por contexto, fíjate en cómo te encuentras de energía. Será fundamental para enfrentarte a unas o a otras tareas.

En realidad esto lo harás de manera casi natural; si estás muy cansado no te va a apetecer hacer algo que requiera mucho esfuerzo.

4. No elijas siempre lo más atractivo

Es una gran tentación. Tienes la lista delante de tí y debes elegir algo que hacer dentro del contexto en el que te encuentras. Lo más seductor te saltará a la vista; y, de esta forma, habrá tareas que queden siempre relegadas.

Sé bueno contigo mismo y no hagas siempre eso. A la larga estarás dejando de hacer cosas que “deberías” llevar a cabo y eso te creará ansiedad.

5. Inspírate con las revisiones

Tanto la revisión semanal como la general son una fuente de alimentación energética importante. Son momentos en los que ves el paisaje, respiras hondo, y fluyen ideas. Aprovecha esos momentos para redireccionar, refrescar pensamientos y cargar las pilas.

Y unos últimos consejillos…

Mantén el sistema. Si se te va de las manos, reubícate.

Haz las revisiones.

Disfruta de la organización que tienes. Utilízala en tu beneficio. Aprovéchate de todo lo que “recuerdas” (tienes anotado).

 

Posted in Gestión del tiempo // Time management, Getting Things Done, Uncategorized | Leave a comment

Getting Things Done -GTD- 9: la perspectiva

“Actuar es fácil, pensar es difícil; actuar según se piensa es aún más difícil”

Johann Wolfgang Goethe

El sistema de organización que estamos viendo estos días, GTD, va más allá de ser simplemente un gestor de tareas. Si ahondamos en él y lo queremos implementar de manera profunda, lo que nos plantea es que planeemos qué queremos conseguir que sea nuestra vida.

En otras palabras, marcarnos metas a diferentes niveles y actuar conforme a ellas.

IMG_1447

Su autor, David Allen, lo plantea en términos de alturas:

  • 15.000 metros o más: vida.
  • 12.000 metros: visión con un plazo de entre tres y cinco años.
  • 9.000 metros: objetivos anuales o bianuales.
  • 6.000 metros: áreas de responsabilidad.
  • 3.000 metros: proyectos actuales.
  • Pista de aterrizaje: acciones actuales.

Es fundamental establecer nuestras metas vitales para poder actuar siempre conforme a ellas. Si hacemos y hacemos, pero no sabemos para qué o no tenemos claro qué queremos conseguir, estaremos trabajando en balde.

El proyecto vital (15.000 metros) es lo que queremos conseguir en la vida; seguido de cómo nos gustaría vernos en un medio y corto plazo; las áreas de responsabilidad es aquello en lo que tenemos algo que ver y no podemos descuidarnos; los proyectos y las acciones son lo que tenemos ahora entre manos.

Por tanto, definir estas áreas es una tarea que, antes o después, debemos hacer si queremos alienar nuestros valores con nuestras acciones.

Algunas notas aclaratorias:

Estas metas no son inamovibles. Podemos redefinirlas, cambiarlas o renovarlas cuando queramos. Si bien es cierto que deberá ser algo que pueda perdurar en el tiempo; y no el capricho de un momento.

Es conveniente revisarlas de vez en cuando. El momento idóneo es en la revisión general; pero cualquier momento en que necesitemos centrarnos es bueno para hacerlo.

Estas metas son personales; merece la pena pensarlo de manera indivual. Aunque, por supuesto, tengamos en cuenta a las personas de nuestro entorno para configurarlas; pues forman parte importante de nuestras vidas. No estamos solos en el mundo.

Todas las “alturas” están relacionadas y deberían estar acorde unas con otras. Es decir, cada escalón se debe al inmediantamente superior y así sucesivamente.

Es de enorme importancia haber concretado todos nuestros cabos sueltos para plantearnos esto de las metas. Pensar a largo plazo con asuntos pendientes es harto difícil.

¿Estás preparado para diseñar tu vida?

Posted in Desarrollo personal / Personal development, Gestión del tiempo // Time management, Getting Things Done | Leave a comment

Trucos para hacer la maleta perfecta

Hacer la maleta suele ser un “trago” por el que hay que pasar en pos de disfrutar de unos días fuera de casa (aunque también se hacen maletas para viajes de trabajo que no son para “disfrutar” en sentido estricto, lo sé).

En cualquier caso, tener algunas cosas en mente a la hora de llenar la bolsa, ayuda mucho a que el momento “maleta” sea más llevadero.

1. Mira qué tiempo va a hacer en tu lugar de destino

Parece una obviedad, pero no siempre lo hacemos. En Internet hay multitud de páginas en las que se puede consultar la previsión metereológica a corto, medio e, incluso, largo plazo.

Sabiendo más o menos cómo va hacer elegiremos las prendas más adecuadas.

2. Incluye prendas versátiles.

Busca de entre tu ropa aquellas prendas que puedan “casar” bien entre sí. Y piensa en las combinaciones posibles. De hecho, resulta muy útil anotarlas.

Lo ideal sería llevar tantas combinaciones posibles como días vas a estar en el destino. Esto no supone llevar tantas prendas como días, si no combinaciones. Luego, una vez allí, puede que no te lo pongas tal y como lo has previsto, pero tienes esa baza.

–> Cuenta bien los días que vas a necesitar ropa. Por ejemplo, en los dias de viaje de ida y de vuelta puedes ponerte lo mismo [Intenta que sea ropa cómoda y no olvides algo de abrigo, nunca se sabe].

3. Lleva siempre algo de abrigo… ¡y algo fresco!

Aunque hayas visto en la previsión metereológica que va a haber máximas de 42 grados todos los días; no olvides un jersey fino o una chaqueta. Hay en sitios que el aire acondicionado está altísimo, puede venir una borrasca inesperada o no te encuentras muy bien y estás “destemplado”. No ocupa mucho y te puede salvar el pellejo.

Pero no olvides algo fresco. Aunque sea pleno invierno y vayas a una cabaña de montaña en los Alpes. Una camiseta de algodón de manga corta puede ser muy útil si hemos echado mucha leña en la chimenea, por ejemplo.

4. Ten una “lista de control” de lo básico que necesitas llevar contigo.

Y guárdala, por ejemplo, en Evernote o en tu correo electrónico. La idea es que puedas consultarla facilmente y que se accesible desde tu móvil u ordenador; porque las listas en papel pueden estraviarse…

Se trata de anotar aquello que necesitas llevar siempre en tu maleta. Por ejemplo, las lentillas con su líquido, las gafas, la ortodoncia móvil… Puedes añadir echar algún analgésico para que no se te olvide, o llevar zapatillas de casa si es que te gusta andar con ellas allá donde vayas a dormir. Puede ayudarte en este sentido la lista de “pack de coche” que comentamos hace algún tiempo. Consúltala aquí.

5. El calzado: el mínimo, pero el necesario

El tema del calzado es especial. Hay que mirar que esté en buen estado y que sea cómodo. También incluir algún par de reserva y uno para un conjunto más arreglado (si es necesario).

6. Intentar que la maleta en sí sea ligera

A la hora de elegir maleta, mirar que sea lo más ligera posible para que no aumente en peso ya sólo con el contiente.

7. Comprobar las especificaciones del medio de transporte en el que nos vayamos a desplazar.

Avión, tren, barco, o el coche de un amigo con el que vayamos a ir a nuestro destino. Antes de preparar la bolsa tenemos que saber las limitaciones de peso, espacio, número de bultos, etc. que podremos llevar con nosotros.

Espero que te haya resultado útil.

Ya sólo me queda desearte ¡buen viaje!

Posted in Desarrollo personal / Personal development, Organización-orden // Order, Uncategorized | 1 Comment

Getting Things Done -GTD- 8: mantener el sistema

Una vez que ya hemos arrancado el proceso GTD : recopilación inicial, procesamiento y ubicar las tareas en listas… toca mantenerlo en el tiempo. Y fresco.

 

¿Cómo se hace?

Principalmente, revisándolo tantas veces como sea necesario; añadiendo tareas nuevas y eliminando las que ya estén hechas o no queramos hacer (porque lo hemos decido así).

En concreto, ¿cuántas veces tengo que revisar?

A diario (y tantas veces como necesites): la agenda y la lista de acciones siguientes.

Primero la agenda para comprobar qué tienes que hacer sin demora en el día; y segundo la lista de acciones siguientes (principalmente en el contexto en que estemos) para saber qué podríamos hacer y qué estamos dejando de hacer.

Una vez por semana (al menos): revisión semanal.

Se trata de hacer otra vez una “recopilación inicial“. Es decir, sacar todo de la mente para que el sistema funcione como la seda.

Hay muchas maneras y consejos sobre cómo hacer esto. Hay pesonas que lo prefieren hacer el viernes por la tarde, otros el lunes por la mañana, o el domingo…

En resumen, buscar todo lo que esté suelto, meterlo en la bandeja de entrada y procesarlo.

La revisión semanal es un momento idóneo para que surjan nuevas ideas, enlaces cosas en las que no habías caído… así que te recomiendo que lo hagas en un momento en que estés fresco.

Con menor frecuencia: revisión total.

El objetivo es darle la vuelta a todo el sistema. Repasar todo lo anotado para los diferentes niveles* y replantearse objetivos, metas, áreas de responsabilidad…

 

Nota de la autora: El sistema se desmorona. Pasa muchas veces y no hay que fustigarse por ello. Ocurre en días en que se está especialmente liado, en vacaciones, en fines de semana… No pasa nada. Lo importante, como en todo, es volverse a levantar y tomar las riendas. Pero que sepas que a todos se nos va de las manos de vez en cuando…

 

* En cuanto a los niveles, hablaremos de ello en la próxima entrada.

 

Posted in Gestión del tiempo // Time management, Getting Things Done | Leave a comment