Getting Things Done -GTD- 9: la perspectiva

“Actuar es fácil, pensar es difícil; actuar según se piensa es aún más difícil”

Johann Wolfgang Goethe

El sistema de organización que estamos viendo estos días, GTD, va más allá de ser simplemente un gestor de tareas. Si ahondamos en él y lo queremos implementar de manera profunda, lo que nos plantea es que planeemos qué queremos conseguir que sea nuestra vida.

En otras palabras, marcarnos metas a diferentes niveles y actuar conforme a ellas.

IMG_1447

Su autor, David Allen, lo plantea en términos de alturas:

  • 15.000 metros o más: vida.
  • 12.000 metros: visión con un plazo de entre tres y cinco años.
  • 9.000 metros: objetivos anuales o bianuales.
  • 6.000 metros: áreas de responsabilidad.
  • 3.000 metros: proyectos actuales.
  • Pista de aterrizaje: acciones actuales.

Es fundamental establecer nuestras metas vitales para poder actuar siempre conforme a ellas. Si hacemos y hacemos, pero no sabemos para qué o no tenemos claro qué queremos conseguir, estaremos trabajando en balde.

El proyecto vital (15.000 metros) es lo que queremos conseguir en la vida; seguido de cómo nos gustaría vernos en un medio y corto plazo; las áreas de responsabilidad es aquello en lo que tenemos algo que ver y no podemos descuidarnos; los proyectos y las acciones son lo que tenemos ahora entre manos.

Por tanto, definir estas áreas es una tarea que, antes o después, debemos hacer si queremos alienar nuestros valores con nuestras acciones.

Algunas notas aclaratorias:

Estas metas no son inamovibles. Podemos redefinirlas, cambiarlas o renovarlas cuando queramos. Si bien es cierto que deberá ser algo que pueda perdurar en el tiempo; y no el capricho de un momento.

Es conveniente revisarlas de vez en cuando. El momento idóneo es en la revisión general; pero cualquier momento en que necesitemos centrarnos es bueno para hacerlo.

Estas metas son personales; merece la pena pensarlo de manera indivual. Aunque, por supuesto, tengamos en cuenta a las personas de nuestro entorno para configurarlas; pues forman parte importante de nuestras vidas. No estamos solos en el mundo.

Todas las “alturas” están relacionadas y deberían estar acorde unas con otras. Es decir, cada escalón se debe al inmediantamente superior y así sucesivamente.

Es de enorme importancia haber concretado todos nuestros cabos sueltos para plantearnos esto de las metas. Pensar a largo plazo con asuntos pendientes es harto difícil.

¿Estás preparado para diseñar tu vida?

This entry was posted in Desarrollo personal / Personal development, Gestión del tiempo // Time management, Getting Things Done. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *