Gestiona bien tu tiempo y transmitirás confianza

Lo prometido es deuda

Expresión popular española.

A lo largo del día vamos adquiriendo compromisos, es decir, asuntos que requieren que nosotros hagamos algo. Esas tareas pueden ser para nosotros mismos o algo que hayamos prometido hacer para alguien.

Si los compromisos adquiridos con alguien no son excesivamente importantes, o urgentes o no tienen demasiada relevancia para nosotros… lo más probable es que los olvidemos.

A todos nos gusta sentirnos respetados; recordar lo que hemos prometido a alguien, tomar una decisión al respecto y transmitírsela, hace que esa persona se sienta querida y respetada.

Para unas personas que tú olvides algo que les habías prometido puede no ser grave, pero para otras sí.

Y es que cuando adquieres un compromiso con alguien (del tipo que sea), es necesario procesarlo y tomar una decisión al respecto.

En concreto.

1. Identifica cuando estás adquiriendo el compromiso. Ten claro que estás responsabilizándote de hacer algo para esa persona, y asegúrate de saber bien que es ese “algo”.

2. Piensa si realmente quieres adquirir ese compromiso. Si estás dispuesto a hacer lo que estás prometiendo que vas a hacer.

            A. Estás dispuesto –> toma nota e informa a la persona de que estás apuntando lo que sea que estéis hablando para no olvidarte (le encantará que lo hagas).

           B. No sabes si estás dispuesto o no –> toma nota e informa de que estás apuntando X para tomar una decisión más tarde (con la agenda delante, necesitas pensártelo mejor…).

          C. No estás dispuesto y lo sabes –> díselo. Te recomiendo los artículos sobre decir “no“. Siempre es mejor decir “no” cuanto antes, si no la bola de nieve va creciendo…

3. Ya tienes las notas (bien de la opción A o B). Llegas a casa o algo trabajo y… ¡tienes que revisar esas notas! Para acordarse de revisarlas, lo mejor es tomar las notas siempre en el mismo sitio (por ejemplo el móvil).

¿Y ahora?

Tienes que “procesar” esas notas. Si sigues el sistema de gestión GTD, es incluirlo en la lista adecuada. Si sigues otro sistema, según corresponda.

Si no sigues ningún sistema, siempre quedan los post-it en la pantalla del ordenar (que no recomiendo).

2013-01-19 19.09.06

En cualquier caso, lo importante es que tomes conciencia de que estás comprometiéndote para algo (aunque sea prestar una película) y que ese compromiso quedará en tu subconsciente, molestando en el momento más inoportuno, hasta que hagas caso. Es decir, hasta que lo identifiques y tomes una decisión a su respecto.

Y, además, al estar implicadas otras personas, también te debes a ellas. De no cumplirlo, o no decir que no lo vas a cumplir, estarás defraudando a tu subconsciente, y a otra persona.

Y, si por el contrario lo identificas y tomas una decisión (sea cual sea), estarás generando confianza (tanto contigo mismo como, por supuesto, para con los demás).

 Continuamos en sencilloesmejor.com

About Irene

Periodista. He vivido ya en Inglaterra y ahora estoy en Dinamarca, siempre buscando mejorar, aprender, y ser feliz (y no necesariamente en ese orden). Creo que lo más sencillo es siempre lo más efectivo. Aquí te cuento cómo mejorar tú también, ser más ordenado, cómo inspirarte para hacer cosas y alguna que otra chorrada :)
This entry was posted in Desarrollo personal / Personal development, Gestión del tiempo // Time management. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.