Vales por lo que eres, no por lo que has hecho

En la última entrada dijimos que explicaríamos por qué somos tan reticentes a sacar a la luz todas nuestras tareas pendientes, nuestros pensamientos. Lo prometido es deuda.

Evidentemente, no hay una sola razón, de hecho podrá haber tantas razones como personas intenten hacerlo. Pero hay una que subyace entre todas las demás.

Esa razón es el miedo. Sí, una vez más. Pero en esta ocasión, el miedo a descubrir que no albergamos ideas tan brillantes como creíamos.

Albergamos la esperanza de que esa amagalma de pensamientos, recordatorios, fechas, teorías… que se aglutinan en nuestra cabeza, escondan ideas superinteligentes y supercreativas que no sacamos a la luz porque “no tenemos tiempo” o porque “las circunstancias / situación personal / empleo / familia no me lo permiten en este momento”.

Nos aterra pensar que en el fondo hay lo que hay. Pero debemos ser valientes y enfrentarnos a lo que realmente escondemos bajo el escombro.

¿Por qué?

Porque “limpiando” comenzaremos a funcionar desde la fuente de la creatividad (nuestra mente). Dejaremos que trabaje y no que intente recordar cosas que hacer, o que se pierda en el laberinto de sus propios “trastos”.

¿Y si lo que descubro que tengo en mi mente no me gusta?

No pasa nada. No vales por lo que hayas hecho hasta ahora. Vales en función de quién eres, de ser tú mismo. De aprender de tus errores, y usarlos para ponerte de nuevo en pie.

Dice David Allen: “Debemos saber que, si todo lo que hemos hecho fuera a desaparecer en este preciso instante, seguiríamos siendo valiosos y podríamos volver a crear desde cero lo que necesitamos o queremos”.

Pues eso. Atrévete a ser tu mismo. Atrévete a desnudar tu mente para que esté preparada para funcionar.

Y si te equivocas, es porque lo habrás intentado.

About Irene

Periodista. He vivido ya en Inglaterra y ahora estoy en Dinamarca, siempre buscando mejorar, aprender, y ser feliz (y no necesariamente en ese orden). Creo que lo más sencillo es siempre lo más efectivo. Aquí te cuento cómo mejorar tú también, ser más ordenado, cómo inspirarte para hacer cosas y alguna que otra chorrada :)
This entry was posted in Desarrollo personal / Personal development, Gestión del tiempo // Time management. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.