Lo confieso: me ha pillado el toro.

Una de las razones por las que me empecé a interesar por la productividad personal, la gestión del tiempo, el orden y demás es que siempre he sido una persona desorganizada. Mi madre aún recuerda los domingos por la noche cuando, entre llantos, recordaba que tenía deberes para el día siguiente. En Bachillerato me quedé noches casi sin dormir la víspera de un examen. Y en la Universidad intenté mejorar, y, aunque no era de las personas más desordenadas que he conocido, no llegué a niveles óptimos de organización. Después, en los trabajos que he ido desarrollando en mi vida profesional, he ido adquiriendo hábitos más productivos, y he notado mejoría con respecto mis años “mozos”; pero no termino de aprender.

Por eso estás leyendo esto. Porque sé que hay otra manera de hacer las cosas; yo la estoy descubriendo y quiero compartirla contigo.

Pero no se consigue todo a la primera.

Y estas Fiestas “me ha pillado el toro”…¡Me ha pillado el toro!

Debería haber tenido mis entradas preparadas para no tener que trabajar estas dos semanas. En concreto la semana entre Nochevieja y Reyes, porque me quiero ir fuera a desconectar unos días. Pero a estas alturas, estoy escribiendo casi de un día para otro.

Esta mañana he recurrido a una planificación de urgencia; que consiste en elaborar un calendario manual con los días que quieres organizar y, sobre el papel y con colores, pensar cómo conseguirlo.

¡Pero nunca debería haber llegado a estos límites!

Te cuento todo esto para que no cometas mis mismos errores. Para que veas que yo no hago las cosas siempre bien. Que me equivoco como tú. Que no soy tan organizada como quisiera. Que soy humana; y mi lucha contra la desorganización es encarnizada.

Después de pensarlo, creo que mis fallos han sido:

1. Relajarme durante demasiados días de controlar mis tareas y mi agenda. Lo miraba, pero no tanto como habría sido necesario. Esto me ha provocado encontrar alguna sorpresa (citas que no tenía controladas) y actuar “apagando fuegos”.

2. No reorganizar mis tareas teniendo en cuenta los imprevistos. Que, en mi caso, el último mes han sido dos cursos de “coaching” que no sabía si iba a realizar o no hasta el último momento.

3. No avanzar el trabajo en los días previos a estas Fiestas navideñas. He mantenido la misma rutina de trabajo y ocio normal; cuando lo que debería haber hecho había sido trabajar más para poder descansar los días de fiesta.

4. Perder tiempo en tareas menores en las horas de máxima concentración. Yo particularmente trabajo más despejada por la mañana; no debería colocar la ropa en el armario en esas horas (eso se puede hacer sin concentración, por ejemplo, antes de cenar).

5. No tener muy claro qué debía hacer y organizarlo justo antes de ponerme a ello. Es mejor establecer cuales serán las tareas del próximo día antes de abandonar el puesto de trabajo . No llegar y tener que pensar “¿qué voy a hacer ahora?”.

6. Conceder más importancia a las tareas y planes de los demás que a los míos propios. Eso es algo que espero aprender con el tiempo. A ser egoista en su justa medida.

Y seguramente que muchas más cosas. Así, después de haberlo dejado por escrito, tengo una idea más clara de en qué debo mejorar. De ahora en adelante intentaré cometer otros fallos, pero no estos.

Y tú, ¿cuáles son tus fallos de organización? Compártelo en los comentarios, me encantará saber que no soy la única a la que le “pilla el toro”. 😉

About Irene

Periodista. He vivido ya en Inglaterra y ahora estoy en Dinamarca, siempre buscando mejorar, aprender, y ser feliz (y no necesariamente en ese orden). Creo que lo más sencillo es siempre lo más efectivo. Aquí te cuento cómo mejorar tú también, ser más ordenado, cómo inspirarte para hacer cosas y alguna que otra chorrada :)
This entry was posted in Varios // Divers. Bookmark the permalink.

0 Responses to Lo confieso: me ha pillado el toro.

  1. Pingback: Conclusiones del curso que hice de gestión del tiempo | Sencillo es mejor

Leave a Reply

Your email address will not be published.