Cómo adquirir un nuevo hábito

En la anterior entrada hablábamos de los propósitos de año nuevo y cómo llevarlos a la práctica. Algunos de estos propósitos, seguramente, impliquen deshacerse de viejos hábitos e instaurar nuevos. IMG_2211

El hecho de incorporar una nueva rutina a nuesta vida es una tarea complicada. Hoy quiero mostrarte algunas pautas para que, juntos, podamos conseguirlo.

1. La clave es la repetición

Para introducir un nuevo hábito en nuestra rutina lo que tenemos que hacer es repetir la acción que queramos incluir en nuestro día a día. La pregunta es, ¿durante cuanto tiempo?

2. El tiempo necesario

Sobre el tiempo necesario para incluir un nuevo hábito o cambiar uno antiguo por otro hay mucho escrito. Hay diversas teorías y cada una indica un tiempo diferente.

– 21 días –

Es una cifra “mágica”. Fue el doctor Maxwell Maltz quien en 1960 marcó ese tiempo como el necesario para que un hábito formara parte de nuestra vida. Sin embargo, parece que no está comprobado científicamente que ese número de días sea el idóneo.

También se recordará el programa de televisión “21 días” que jugaba con esta teoría para mostrar maneras de vivir de la gente.

– 30 días –

Parece ser que los neurólogos afirman que es el tiempo que tardan las neuronas en formar nuevas rutas por las que circularán impuslsos nervisos que soportarán el nuevo hábito. Esto significa que si uno repite constantemente una acción por 3o días de manera constante, esta se habrá transformado en un hábito porque en ese tiempo, el cerebro adaptó su estructura a la nueva conducta.

– 66 días –

Actualmente es la cifra que se maneja para la inclusión de nuevos hábitos en nuestra vida. Al parecer, si la repetición se abandona antes de los 60 días, no habrá arraigado lo suficiente en nuestro cerebro.

Visto lo visto, lo único que está claro es que no se puede establecer un plazo preciso para que un hábito nuevo entre a formar parte de nuestra vida.

Propongo, por tanto, a los sencillistas (que quieran) que repitan su nuevo hábito y, cada cierto tiempo, comprueben cómo de automático lo están haciendo. Por ejemplo, comprobar cada semana si notamos que la nueva rutina está “cuajando”.

3. La importancia de conocer al enemigo.

Para eliminar un hábito, cambiarlo por otro o instaurar uno nuevo, es importante idenficiar bien de qué se trata. Acotar lo máximo posible:

–  En qué consiste ese hábito.

– Porqué lo hemos instaurado en nuetra vida o porqué queremos hacerlo.

– Qué beneficios me proporcionará abandonarlo o implantar el nuevo.

– Si lo quiero para mí realmente o no.

Medita sobre los cambios que quieres introducir en tu vida. Ten muy claro de qué se trata y si es necesario que lo hagas.

4.  Las recompensas

Al parecer, nuestro cerebro recuerda y repite una acción en forma de hábito si recibe algún tipo de recompesa a cambio. Las rutinas, al fin y al cabo, son “super carreteras” que fabrica nuestra mente para ahorrar energía y no pensar en todas las acciones que realizamos, si no hacerlas “automáticas”. Pero, necesita una motivación, un estímulo para fabricar esas “autopistas”.

Es por esto que repetimos acciones incluso en contra de nuestro sentido común, porque nos produce una recompensa (que puede perjudicarnos, pero recompensa al fín).

El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Porque buscamos el placer constantemente.

Por tanto, debemos buscar “recompensas” a los hábitos que queremos incluir en nuestra vida. Para que nuestro cerebro dedida que le interesa repetir esa acción de manera “inconsciente”. Por ejemplo: comeré mejor, adelgazaré y me pondré ropa más bonita.

5. Las recaídas

No se deben tomar a la tremenda; ni permitir que nos hundan. Son la manera que tiene nuestro cerebro de avisarnos que el hábito aún no está arraigado y debemos perseverar. Es como si un maestro le dijera a su alumno: “debes aprender más”. Es mejora, no retroceso. Es aprendizaje, no frustración.

Trucos para sencillistas:

– No intentes incluir en tu rutina más de dos hábitos a la vez.

– Comienza por un reto muy sencillo. En esta página proponen establecer un hábito con tres pasos. También hay quién dice que conseguir incluir hábitos pequeños da la fuerza para ponerse con los grandes.

Anímate con uno o dos hábitos y déjanos en los comentarios cómo va tu progreso.

¡Ánimo, 2013 será nuestro año!

About Irene

Periodista. He vivido ya en Inglaterra y ahora estoy en Dinamarca, siempre buscando mejorar, aprender, y ser feliz (y no necesariamente en ese orden). Creo que lo más sencillo es siempre lo más efectivo. Aquí te cuento cómo mejorar tú también, ser más ordenado, cómo inspirarte para hacer cosas y alguna que otra chorrada :)
This entry was posted in Desarrollo personal / Personal development. Bookmark the permalink.

One Response to Cómo adquirir un nuevo hábito

  1. Pingback: Las rutinas son buenas (hasta que dejan de serlo) » Sencillo es mejor

Leave a Reply

Your email address will not be published.